sábado, 18 de noviembre de 2017

Día Mundial de la Resistencia a Antibióticos

Hoy se celebra la Jornada del Uso Prudente de los Antibióticos y con él se culmina la semana Mundial de Concienciación del Uso de Antibióticos.

En una entrada anterior ‘’Antibióticos, antibióticos y más antibióticos’’ os hablamos del problema del uso indiscriminado de estos medicamentos y la consecuente aparición de las resistencias a los antimicrobianos.

El lema de este año propuesto por la Organización Mundial de la Salud es ‘Pida asesoramiento a un profesional sanitario cualificado antes de tomar antibióticos’. Esta afirmación es de vital importancia ya que el uso de antibióticos sin prescripción médica es uno de los motivos de la extensión de las resistencias.



Fuente: OMS

Los objetivos de la campaña de este año son los siguientes:

·         Convertir la resistencia a los antimicrobianos en una cuestión sanitaria reconocida mundialmente.

·         Concienciar sobre la necesidad de preservar el poder de los antibióticos mediante su uso apropiado.

·         Aumentar el reconocimiento de que las personas, los profesionales de la salud y la agricultura y los gobiernos deben contribuir a luchar contra la resistencia a los antibióticos.

·         Alentar el cambio de conductas y trasladar el mensaje de que acciones simples pueden marcar la diferencia.

 

Por nuestra parte hemos llevado a cabo una encuesta sobre el uso de los antibióticos. En primer lugar dar las gracias a nuestros seguidores por su tiempo y por echarnos una mano en nuestra primera encuesta.





Con todo lo que sabéis de los antibióticos, ¿Qué os parecen los resultados? Esperamos vuestros comentarios.






lunes, 13 de noviembre de 2017

La serie de hepatitis. Hepatitis B.

Avanzamos poco a poco con la serie de hepatitis, esta semana nos adentramos en el mundo de la hepatitis B.

El virus de la hepatitis B se trata de un virus ADN no covalentemente cerrado, que consta de una cadena negativa completa y una positiva incompleta.  Pertenece a la familia de los Hepadnaviridae y su nucleocápside consta de una morfología icosaédrica.

El virus se trasmite a través del contacto con sangre y otros fluidos corporales, tales como el semen, de una persona infectada. Como remarca el Centro de Control  y Prevención de Enfermedades, (CDC) el virus de la hepatitis B no se transmite a través de alimentos contaminados.

Esta infección puede cursar de forma aguda o crónica. La infección aguda puede cursar sin síntomas o con un cuadro que puede incluir fatiga, náuseas, dolor abdominal, ictericia, etc. La infección crónica, por otro lado, se ha relacionado con cirrosis y hepatocarcinoma.


De acuerdo con la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) los métodos de detección de este virus pueden dividirse en: utilización de marcadores serológicos clásicos y pruebas moleculares para la detección del ácido nucleico.

Figura 1. Diagnóstico de la hepatitis B. Esquema propio, información: SEIMC.


De acuerdo con la OMS, se recomiendo el uso de tratamientos orales como el tenofovir o el entecavir para el tratamiento de la hepatitis B crónica, mientras que para la hepatitis aguda no refieren un tratamiento específico de la misma.


La vacuna de hepatitis B contiene fracciones purificadas del antígeno de superficie y en España se encuentra incluida en el calendario vacunal. La primera dosis se administra a los dos meses, la segunda a los cuatro meses y la última entre los once y los doce meses.


Figura 2. Calendario de vacunas 2017. Fuente: Ministerio de Sanidad de España.


Bibliografía





lunes, 6 de noviembre de 2017

La serie de hepatitis. Hepatitis A

Continuamos con la serie de hepatitis, comenzando con la hepatitis A.

HEPATITIS A.

El virus de la hepatitis A es un virus RNA de una sola cadena con polaridad positiva, que pertenece a la familia Picornaviridae, concretamente al género Hepatovirus.
 Se conocen dos formas infectivas de este virus:
  •       Viriones desnudos.
  •         Viriones cuasi-encapsulados. Se trata de viriones que se encuentran rodeados por una vesícula membranosa y no presentan proteínas virales en su superficie.

Se trasmite, de manera habitual, por contacto oral-fecal o por ingestión de alimentos o agua contaminada, aunque también puede trasmitirse por vía sexual. Puede ocurrir que la infección curse sin síntomas pero en el caso de presentarse son variados: fiebre, fatiga, falta de apetito, dolor abdominal, náuseas e incluso ictericia.





Figura 1. Casos reportados de Hepatitis A en EE.UU en 2015. Fuente: CDC


Los casos de hepatitis A son frecuentemente indistinguibles del resto de las hepatitis virales. Vienen acompañadas de alteraciones bioquímicas de las enzimas hepáticas (ALT, AST, etc), sin embargo, el diagnóstico diferencial se basa en la detección en sangre  de anticuerpos IgM contra VHA.

 El periodo de incubación de este virus es de media de 28 días y no existe un tratamiento antiviral concreto para esta infección aguda, más allá de las medidas de soporte, como tratamiento de los síntomas.

Pero…un momento, ¡Hay vacuna!

En la mayoría de países se utilizan vacunas monovalentes, inactivadas y desarrolladas en cultivos de células de mamíferos. Se trata de una vacuna con dos dosis que debe administrarse al menos con seis meses de diferencia. Esta vacuna está recomendada según el CDC, a niños menores de 1 año, viajeros que se dirijan a zonas con tasas elevadas de hepatitis A, personas con enfermedades hepáticas crónicas, entre otras.


Bibliografía.






lunes, 30 de octubre de 2017

Marcha contra el cáncer en Salamanca



La Asociación Contra el Cáncer en Salamanca organizó el domingo 22 de Octubre en Salamanca una marcha solidaria y en Paciente Zero ¡No quisimos perdérnosla!



La marcha batía records de participación como nos informaban los presentadores, ¡14.000 personas!
Esta marea verde, entre la que nos encontrábamos, ha recorrido desde la Plaza de la Concordia, el centro histórico de la ciudad.

                 
Foto propia. Antes de empezar la marcha 10.00 a.m.



Aquí os dejamos la página web de la  AECC por si quéreis echarle un vistazo además de enlaces directos a algunos medios de comunicación que se hacen eco de la noticia.








lunes, 16 de octubre de 2017

Las hepatitis víricas. Capítulo I.

A raíz del reciente Congreso Nacional ''El arte de vivir sin hepatitis víricas'' del Grupo de Estudio de las Hepatitis Víricas de la SEIMC (GEHEP),celebrado en Sevilla, comenzamos una pequeña serie sobre las hepatitis en el blog de Paciente Zero; en ella haremos un revisión de los conceptos generales de las hepatitis víricas.

Introducción


El término ''hepatitis'' hace referencia a la inflamación del hígado, pero, ¿Qué sabemos de este órgano?

El hígado es un órgano impar, situada en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma. El hígado está dividido por surcos profundos en dos lóbulos grandes y dos lóbulos pequeños; a su vez formados por miles de lobulillos. Además, se encuentra rodeado por una capa de tejido conjuntivo que se conoce como la cápsula de Glisson.

La unidad morfofuncional del hígado es el lobulillo hepático, formado a su vez por cordones de hepatocitos dispuestos de manera radial alrededor de la vena centrolobulillar. Entre los cordones hepatocitos se encuentran los sinusoides hepáticos en los que se produce el intercambio de metabolitos entre la sangre y las células del parénquima hepático.

El carácter exocrino del hígado se escenifica en el lobulillo portal, mientras que el aspecto endocrino es representado por el acino hepático. El lobulillo portal se define como el área triangular constituida por el parénquima de tres lobulillos hepáticos, mientras que el acino está formada por porciones de dos lobulillos hepáticos irrigados por ramificaciones terminales de la vena porta y la arteria hepática.


Figura 1. Comparación entre lobulillo clásico, lobulillo portal y acino hepático (Ross and Wojciech, 2016)



Funciones del hígado


Las funciones del hígado son muy diversas desde la formación y excreción de la bilis hasta la detoxificación de fármacos, entre otras.





La inflamación hepática puede ser por diversas causas entre las que se encuentran los agentes virales; así, se han nombrado virus con tropismo hepático : A, B , C , D y  E como los principales. En los siguientes capítulos nos acercaremos un poco más a ellos.


Bibliografía






Escrito por Idoia García Hernando

lunes, 7 de agosto de 2017

Las diez historias astrobiológicas - CAPÍTULO III (Segunda parte)

CAPÍTULO  III


Segunda parte


Ahora bien, ¿pueden haber llegado a evolucionar otras formas de vida hasta alcanzar un nivel de consciencia similar o comparable a nosotros? NO tienen por qué ser “humanoides alienígenas” como se representan en reportajes de OVNIS y películas, sino a formas de vida equiparables en cuanto a desarrollo y complejidad tecnológica. Me pregunto cómo será su día a día, si tienen interés en contactar con otros mundos, cómo será su cultura o si tienen miedo a una posible autodestrucción de su civilización…

Muchos textos tratan la evolución de la vida como algo lineal y de complejidad creciente, ya que algunos piensan que una mayor complejidad permite más recursos, por lo que la evolución y desarrollo de la inteligencia sería algo obvio, que debería actuar positivamente la selección natural, sin embargo, la evolución no sólo la controla la selección natural (aunque es una fuerza poderosa) y no solo está operando en una única dirección, con un propósito o finalidad (algo en lo que creen los creacionistas); como decía Darwin “las especies son producidas y exterminadas por causas que actúan lentamente y que existen en la actualidad, y no por actos de creación milagrosa”. Lo que se busca es la supervivencia y la reproducción, no en - si me desarrollo así en el futuro tendré más recursos para sobrevivir -  
La evolución de la vida es mucho más compleja de lo que podemos llegar a imaginar, pues el tamaño de las poblaciones y el azar pueden alterar profundamente la historia evolutiva de un ser vivo.

Observar los registros geológicos nos mostrará que el punto de vista de la evolución lineal de la vida es algo completamente incorrecto; se observa claramente que el planeta, a lo largo de su historia ha recibido numerosos impactos, modificando profundamente la vida terrestre, por ejemplo, los dinosaurios eran los mejores adaptados al ambiente de su época pero, el impacto de un gran asteroide propició una serie de eventos que condujeron a su extinción en la transición del Cretácico al Terciario; en cambio, los ancestros de los mamíferos poseían características adaptativas mejores para sobrevivir en ese nuevo ambiente repentino, pero no los tenían por que sí, los tenían ya previamente, sólo que el cambio en las condiciones medioambientales les permitió tener una ventaja selectiva sobre otras especies competidoras, permitiéndoles ocupar nuevos nichos ecológicos. 
Ese golpe de suerte que cambió las reglas del juego de la vida en la Tierra fue el que provocó la expansión de los mamíferos y, a la larga, permitiría mucho después la evolución de los seres humanos. Desde luego, sin ese evento, difícilmente estaríamos nosotros aquí.

Hemos visto que la evolución de la inteligencia puede llegar a ser bastante complejo y tortuoso, como bien refleja la evolución de Homo sapiens, ¿cómo podemos pensar sobre la posibilidad de la evolución de la inteligencia en otros mundos? La llamada ecuación de Drake (Figura 1) nos da una estimación sobre el número de civilizaciones existentes partiendo de un determinado ritmo de formación estelar.


Figura 1. Ecuación de Drake (Fuente: Libro Carl Sagan, Cosmos)

Cada uno de nosotros podemos darle prácticamente a todos los parámetros unos valores u otros, y las conclusiones a extraer serán diametralmente opuestas; lo que nos proporciona esta ecuación es un medio matemático para expresar nuestra incertidumbre (el cual es prácticamente total), pero es interesante las conclusiones a las que podemos llegar si lo intentamos resolver. 

Veamos:

N* es el número de estrellas en una galaxia; según los astrofísicos puede estar entorno a 2x1011 el valor para la Vía Láctea. 
fp es la fracción de las estrellas que posean planetas; algunos discos protoplanetarios darán lugar a la formación de sistemas planetarios por acreación, pero no siempre será así; por ejemplo, si es habitual que en muchos casos se formen estrellas binarias o múltiples, puede ser mucho más difícil que se formen planetas a partir de los discos protoplanetarios. Pongamos un valor de 1/3, aunque quizás sea realmente un cociente algo mayor...
ne es el valor que indica cuántos planetas habitables pueden existir en el sistema. Factor muy variable, sobre todo para un científico planetario, pero tomando como referencia al Sistema Solar, yo pondría un valor de 2, pues no sólo la Tierra es un mundo potencialmente habitable; quizás Venus, en una época en la que la intensidad de la luz del Sol era menor, contuvo agua líquida y condiciones propicias para la vida; o Marte siempre ha estado siempre ahí como candidato potencial a albergar vida, y luego hay varias lunas en el sistema solar exterior potenciales para la vida, como Europa, Encélado o Titán; además conocemos otros mundos capaces de albergar condiciones propicias para la vida, como Gliese 22-b.
fl es la fracción de mundos en los que puede surgir la vida. Si recordamos los dos primeros capítulos, podemos considerar habitual el fenómeno vivo o muy extraño. Habrá bioquímicos, genéticos, ect. en posturas opuestas. Yo tomaré un valor que creo que es un buen consenso: 1/3.

Observando atentamente, la cosa se va complicando y cada vez los valores, con cada nueva incógnita son más y más subjetivos.

fi es la fracción de los planetas que albergan vida que llegan a desarrollar seres vivos inteligentes. Los físicos darían un alto valor, los biólogos (sobre todo los antropólogos) un valor mucho más bajo, y creo que con más razón, pues tuvieron que suceder muchos eventos casuales para la evolución propicia de Homo sapiens. Sin embargo, quizás debe de haber múltiples formas inimaginables de que surja en otro mundo una forma de vida al menos medianamente inteligente y con consciencia. Imaginemos que hubiera sucedido si en vez de extinguirse los neandertales, son nuestros ancestros los extinguidos; quizás, serían los neandertales los que se harían estas mismas preguntas; tomemos pues un valor prudente de 1/1000.

Luego, el valor fc es la fracción de civilizaciones que quieren establecer una comunicación con otra cualesquiera y que desarrollen la tecnología adecuada para ello (los radiotelescopios, por ejemplo); viendo el único ejemplo del que disponemos, desde el renacimiento hasta la actualidad se han hecho avances impresionantes en el campo científico. También hay que tener en cuenta si están interesados en llevar eso a cabo, pues incluso nosotros mismos tenemos nuestras dudas al respecto; tomemos como valor representativo un 1/100 y por último, fL es el tiempo de vida de una civilización, es decir, cuánto dura una civilización técnica.

Los seres humanos son capaces de realizar acciones buenas como ayudar al prójimo cuando lo necesita, enviar una sonda a los confines del Sistema Solar o de colaborar diferentes países en una estación espacial, pero, también de hacer las peores acciones: las dos guerras mundiales, las guerras por el petróleo y los recursos naturales o el aprovechamiento de altos cargos de su puesto para delinquir son tristes ejemplos de ello. Quizás si hubieran cambiado ligeramente los hechos históricos, a lo mejor en la segunda guerra mundial, con la bomba atómica en poder también de los alemanes nos hubiéramos terminado auto-aniquilado en un sinsentido. Yo tomaré un valor de 1/106, es decir, una probabilidad entre un millón de que sobrevivamos a aniquilarnos a nosotros mismos, porque tal y como va ahora el mundo y el planeta, con el cambio climático, los residuos nucleares y su amenaza como armas de guerra…

En total, el producto de cada incógnita será el valor N:

 N=(2*1011)*(1/3)*2*(1/3)*(1/1000)*(1/100)*(10-6)≈1

El número de civilizaciones en la galaxia saldría un valor cercano a uno redondeando al alza; es decir, muy probablemente nosotros seríamos el único caso en la galaxia de vida inteligente y con capacidad tecnológica, así que podemos dar gracias a los eventos que nos llevaron a la evolución humana…

¡Pero no os deprimáis, que aún no hemos acabado el análisis!; consideremos de nuevo el valor de fL; si consideramos que un cierto porcentaje de civilizaciones aprenden a vivir con su tecnología y sobretodo, consigo mismos (digamos que en vez de ser 1/106 sea un valor algo mayor la supervivencia a largo plazo, digamos 1/102), el valor de N será más alto, de decenas o cientos de civilizaciones.

La conclusión a extraer de la ecuación de Drake es simple: sobrevivir depende del empeño que pongamos. Creo que si a la humanidad le puede la codicia y el poder, al final acabaremos autoaniquilándonos, ya sea por un cambio climático extremo producido por nuestra negligencia del uso de los recursos o bien por una guerra nuclear mundial pero, si tomamos conciencia de ello, la misma tecnología que nos puede destruir y aniquilar a la especie humana puede ayudarnos a lo que considero que además será, tarde o temprano, la clave de la evolución de Homo sapiens en el futuro: el espacio.

¡Hasta la próxima!






miércoles, 19 de julio de 2017

Las diez historias astrobiológicas - CAPÍTULO III (Primera parte)

CAPÍTULO  III


Primera parte




El origen de Homo sapiens. Consciencia e Inteligencia



¿Cómo se desarrolló la consciencia de la especie humana?; la gente no se suele preguntar mucho “¿quiénes somos?”, pues la vida diaria nos preocupa en exceso. Para arriba, para abajo, a las clases de la facultad, a trabajar después de las clases, que estoy preocupado por un examen… Si nos hacemos esta pregunta y reflexionamos un poco, no tardaremos en llegar a deducir la famosa frase de Descartes, “Pienso, luego existo”, pero si aún profundizamos un poco más, podemos plantearnos una de las mayores preguntas sin respuesta de la historia humana: “¿Es factible encontrar otras formas de vida con consciencia e inteligencia?”
Desde luego, a día de hoy es una pregunta sin respuesta, decir qué es exactamente la inteligencia, aunque tengamos una cierta idea abstracta de ello. Es más, ni siquiera sabemos muy bien qué pasó en la evolución humana para desembocar en el fenómeno de la consciencia e inteligencia. Lo que sí sabemos es que la inteligencia en sí no es algo exclusivo de la especie humana y para ello no hay más que ver a nuestros parientes más cercanos, respaldado por la filogenética molecular mitocondrial: los chimpancés (Pan troglodytes), los cuales divergen en tan sólo un 0,7% en su acervo genético con nosotros. También otros animales como los delfines o las ballenas muestran también grandes dotes en el campo intelectual, pero ninguna al nivel de la especie humana. No obstante, haríamos bien en entender a estas otras formas de vida terrestres si queremos establecer un diálogo con formas de vida extraterrestres conscientes…
Los homínidos modernos, de los cuales todos nosotros descendemos, por el testimonio de los fósiles, evolucionaron a partir de otros primates anteriores en las llanuras del África central, al parecer de la rama del Australophitecus afarensis (con una altura media de no más de un metro y medio y unos 50 Kg de peso) y como mucho hace unos cuatro millones de años antes del presente.

El incremento del volumen cerebral gracias a los cambios en los hábitos de alimentación y el aumento de la destreza manual fueron cuestiones clave en nuestra evolución inicial; además los estudios genéticos actuales revelan algunos aspectos ocultos de la historia de la evolución humana temprana. Por ejemplo, los humanos y chimpancés presentan una baja divergencia del cromosoma X sexual, al parecer debido a que en la evolución inicial del linaje que conduciría a la especie humana parece que se dieron hibridaciones con los ancestros del linaje de los chimpancés.

Desde esa época hasta la actualidad, tras su divergencia con la rama que daría lugar a los chimpancés, han aparecido y se han extinguido muchas familias en esa rama del árbol genealógico: Homo habilis, Homo erectuso Homo neanderthalensis son algunos ejemplos; estos últimos compartieron hábitats con los primeros Homo sapiens que migraron de África a Europa y lo curioso es que tenían una capacidad cerebral algo mayor que la nuestra (unos 1425 cm3 por los 1350 cm3 de los humanos actuales de media), pero sólo la especie Homo sapiens, que apareció hace menos de 40000 años en África, y posteriormente se expandieron por todo el mundo, han llegado a sobrevivir hasta a la actualidad, lo cual nos plantea que la evolución de la inteligencia compleja no fue una presión evolutiva importante. Es más, el éxito de nuestros ancestros respecto de los neandertales probablemente fue el mayor aprovechamiento de la especie humana ante la falta de alimentos durante los períodos de escasez, a diferencia de los neandertales, que con sus grandes cuerpos y elevada masa corporal requerirían mayor cantidad de alimentos en una época de clima inestable y que tuvieron períodos de glaciación que mermaron mucho más a los neandertales, además de estar las poblaciones de neandertales muy diseminadas, lo que favoreció la endogamia y el consiguiente aumento de problemas genéticos en las poblaciones de estos individuos.

Pero, también el análisis genético de las poblaciones humanas actuales revela que la diversidad genética en conjunto es muy baja, debido a grandes catástrofes que produjeron fuertes disminuciones en los tamaños poblacionales de las poblaciones humanas (a esto se le conoce como cuellos de botella poblacional), provocando también que se aparearan individuos de familias cercanas, por lo que la diversidad genética disminuyó enormemente y se mantiene aún en la actualidad, a pesar de ser miles de millones de personas habitando este diminuto paraíso azul rebosante de vida.

Para mí todo esto es maravilloso: buena parte de la historia de nuestra evolución reciente contenida en el material genético presente en cada una de nuestras células: el ADN. Es más, realmente no existen (filogenéticamente hablando) las razas o etnias de personas (Imagen 1). Desde la gente del norte de Europa a las del Sur de América, pasando por Asia y Oceanía, todos nosotros somos como una gran familia que comprende a nuestra especie, la especie Homo sapiens, una especie que, a diferencia de otras, modifica su entorno para su subsistencia y aprovechamiento, creando para ello herramientas y usando los recursos de los que posean a su alcance, y creo que somos (pecando con algo de falta de humildad, pues somos capaces de lo peor) de lo mejor que ha ocurrido en la historia de la vida sobre la Tierra, pues hemos enviado sondas a reconocer otros mundos, explorado en persona un mundo ajeno (nuestro satélite natural, la Luna), los fondos oceánicos y las cumbres más elevadas del planeta Tierra, en parte mundos muy ajenos también a nosotros, y todo ello sin disponer de afiladas garras, fuertes colmillos o grandes patas como poseen otros animales para subsistir; básicamente dependemos de nuestro cerebro para sobrevivir. De él surgió la ciencia y la tecnología, la cultura, la religión y el ansia de conocer el mundo que nos rodea, en definitiva, de todo aquello que nos hace ser verdaderamente humanos.